HÁBITAT

p1030781

Habitamos 3 hogares: antes, ahora, y luego. 

Convivimos con un pasado congestionado de ausencias.

Fracturas. Distancias. Moradas donde el vivo le habla al muerto.

Antes…

“Colmados de recuerdos”.

El ahora es permanencia: Ya fue!

Presente!.

Respiración. Azar. Encuentros a una hora en pleno invierno: frío en la cara, ruido en las calles, tráfico. Luces. Olfato a primavera. Saludos, consejos y hambre.

Luego…es el misterio!, la eterna cuestión.

El futuro. El horizonte…Un posible reencuentro. La búsqueda, la duda, el camino:

un bosque.

Y el escritor, además…Renace en cada uno de sus cuentos.

AQUARELA

733762_548589918507235_1377463116_n

Perdimos la brújula y dejamos de caminar. Encontramos lugares cómodos en dónde descansar. Y nos quedamos mucho tiempo…

Tantas vueltas al sol, que me dio por repasar, por rebuscar, por apearme mareada en cada estación de mi cuerpo. Detrás de ventanas y ventanas, mientras la primera vez que soplamos las velas juntos. 43 tartas…Detrás de esta libreta, vieja como nosotros.

Una década!.

He regresado enfrente de un río. Observé a dos cisnes convertidos en patos. Desde una orilla, la otra. Antes y después de nuestra partida, y antes y después de nuestra arribada. Enfrente de una pequeña embarcación de madera, rodeados de gaviotas…

¿Cómo se construye un nido?…He regresado con algunas respuestas. También a mi Ría. Y a otro relatito de saudades en bares de tabaco con olor a costo. Qué tan gratos para conversar… Con Fito y la humedad femenina recorriendo por las venas.

Estoy, ahorita mismo, transportándome gracias a una auténtica máquina del tiempo.

Desde donde admiro mi tarta BOMBÓN.

Desde tan lejos en el tiempo, me saben esperar para cortarla! Mientras llego…

Es muy difícil estar quietos, seguir sedentarios.

Ocuparnos, en estos momentos, es lo fundamental para no perder la cabeza. Deberes. Mantenernos al acecho, en este universo de cambios. Para no bajar los brazos, buscar nuestra brújula para regresar, a algún otro camino.

Al Amazonas, y a cada paso de caminos de tierra, piedras y estrellas.

Soplo mis velas.

No bajar los brazos, Che.

 

 

 

 

 

 

 

 

PRUEBA PILOTO

IMG_0995

Estaba tumbada en un lugar húmedo. Sola y a oscuras. Releyendo con ojos cansados. Resistiendo el amor que se tenían, a través de las palabras que les quedaron,

escritas.

Sus verdes ojos, rojos.

Reconocía pasos en la distancia y algunos olores. Padecía el dolor de espalda, justo donde el peso de la despedida. En muchos de los párrafos de tantas y tantas…y tantísimas vidas que se amaron,

y se separaron. Justo cuando se dijeron: adiós!.

Habitaciones, pensiones, ensayos ruidosos de música, risas y abrazos.

Estaban jugando muy contentos…Por fin, encontraron aquel momento!

Justo ahí, cuando sus rojos ojos se cerraron. En los mismos lugares del mismo cuerpo, con muchísimos más recuerdos y la respiración atrapada entre pecho y espalda. Incómoda por la humedad.

Sin saber despedir al dolor. Sin quererle decir adiós!.

Él cantaba y ella le contestaba en un lenguaje desconocido, como el de una niña que aprende, repitiendo sus primeras frases. Sola, persiguiendo la noche: por tantos y tantos… y tantísimos caminos juntos.

Por tantas realidades y ficciones y discusiones reconfortantes,

y también, por las más frías.

El culo de ella encima de la cara de él, entra!

pedos sonoros a propulsión en un espacio diminuto: una camita de trenes, ranas y gigantes…Una nave espacial para viajar a África en cualquier momento.

La miel de sus cuatro ojos pegajosos,

verdes ojos, encima de todos nosotros. Todo aquel mundo patas arriba. Cada cosa en un lugar extraño.

Todo un nuevo cielo, si pudiéramos observar las estrellas.

Entré…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

a SLAVE

a SLAVE

Dícese de quien, siendo una persona, es propiedad de otras personas. Porque si es animal y pertenece a una persona, entonces es “mascota” o “animal de compañía”.

(La compañía ¿de quién?…)

  • ¡Vaya!
  • Si, ¡vaya!

Porque hoy es sábado, día especial en el cosmos. El sol había llegado tras una noche larga, y un verano frío. “Red moon night” o “lluna vermella”. Tras el velo de cenizas, tras la sombra, la luz. Lo predijeron muchos de nuestros antepasados. Sobrevivimos y lo celebramos. Y la madre y sus hijos siguen saludando al sol, entre risas. Los esclavos forman parte del pasado. Ya no hay personas que posean personas. Murieron en las guerras y sus fortunas se hundieron en el fondo del mar. Ni tráfico de personas, ni prisioneros a oscuras, ni cadenas a muros… Ni domingos.

Tenemos una Historia de genocidios, VERDAD. Y guardianes: rastreadores en masculino, como el lenguaje que estamos utilizando, una mención aparte al euskera, porque existe una HISTORIA donde los personajes son puros penes.

Pero NO es verdad, son también hijas. Chicos y chicas.

La madre se había preparado el café en una taza, sin reparar en el sexo de las cosas, como si éstas fueran neutras en nuestros pensamientos, y simplemente constataba que no había más papel higiénico. Pero sin tanta suerte, o sí, muchísima, habían llegado a una ciudad donde el comercio abre sus puertas, incansablemente. “Irresponsablemente”, según la versión de algunas economistas menospreciadas por su propia cultura.

Ajenas a ella. Habitaban una meseta interior, dentro de una estructura económica “de mercado”, “imperialista” según la llamaban algunos “Señores Masculinos”, sin tapujos.

  • ¿Los Señores de nuestra Historia?
  • ¿Quiénes son?

Según,

temerariamente, los responsables de un trozo de nuestras conciencias, de un lado de nuestros cerebros, de la mitad de nuestras vidas. Y también los necios.

Yaan sí que era pura abundancia, de VERDAD. Y todo lo quería. Pronto experimentaría el renacer de su conciencia, y la madre, lo vería. Ojalá. La madre viviría eternamente para la misión que nació de la repetición, exhausta. Abonaría el terreno con las manos, la tierra para sus florecillas. Con los dedos, los bolígrafos, los cuadernos y los teclados… Como herramientas, en marcha!, junto a los Señores de la Historia, describirán un mundo de reiteraciones. Y una mosca “cojonera” revoloteará a sus espaldas.

Saben con exactitud la hora en que la luna de ayer, se iba a teñir… Cuándo se iba a cubrir con un velo negro, y también sabían que éramos nosotros, nuestra propia existencia. Los responsables.

  • Qué Historia más buena. Y ¿cómo es eso?
  • Son la pura verga!
  • Sí…Yo ni sé.

Trataban de convencer con argumentos, de que no son tramposos, de que no son tan pequeños, de que son animales privilegiados de Dios, erguidos con títulos y leyes.

  • Pero no aceptan mi desafío.
  • Son un club selecto, con puertas y candados, algunos que sirven a intereses particulares…

La abundancia trepaba por sus caderas. Seguían saludando al sol, enérgicamente.

Ahora en plena ciudad, en aquellos tiempos extraordinarios donde no se veían a los libres por las calles. Sólo “free-goods” y moscas y lombrices, y arañas por los subsuelos. Estaban permitidos sólo los tamaños moderados y los so called “de compañía”, “mascotas” (algunas nada tolerantes) con bozales, atadas a sus dueños. A partir de 10 kilos no podían viajar en los trenes de pasajeros.

Las madres aprisionaban por el cuello a sus hijos; les amarraban para no molestar a otras comadres que les maldecían si no recogían las cacas de los esclavos. Si, existían las demandas y las leyes entre los hombres, escritas por los hombres, y no pasaba nada, al compás de la banda sonora: Thats the way, i like it.

  • ¿Porque es justo?.
  • Porque es de acuerdo a Derecho.

He aquí la fotografía de nuestros tiempos; los que vivimos de la mano, por el camino. Cuestionando: ¿Away from slavery?

  • ¿Lucharon contra nosotras?
  • Lucharon sin nosotras.
  • Algunas les recogimos y les asilamos.

Like free are some of us.

Like free are some of our words.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TO LEAVE

DSC03545

Otra vez, perdida, atónita. ¿Paralizada?

Dolorida. But she does not want to scream (and she does not want to hate).

She dreamed she was a rock on a corner, a rock with a smile. A place to sit and wait to see what is gonna happen. As calm (and happy) as possible!

La puerta se iba a cerrar, el ascensor señalaba hacia abajo, el agua le cubría hasta los tobillos. Debía marchar, eso era lo inmediato, llegar hasta la portería y abrir la puerta para salir de allí. Para escapar al exterior de la vivienda.

El agua debió de borrar las escaleras.

¿Eso era lo mejor?

Sí, eso era.

Leave. Exit. Peacefully. Search for a better place. Save her life.

El botón seguía encendido pero las puertas no cerraban. Repitió la acción mientras escuchaba los gritos fuera de su cabeza. Sudaba. Keep calm and press the right button. And she didt it. She closed her eyes. Otra vez las puertas se cerraban. Bajando. Impares. Latía. Pero de pronto, súbitamente, otra parada. Alguien le había llamado. ¿Mujer?. Latía. ¿No?, ¿Nadie?. Y si no había nadie…Todo latía.

Se habían borrado las escaleras…El ascensor era su única vía de escape. Miró a un lado y a otro, hacia afuera, qué extraño!. Aterrada, el agua bajo sus pies no subía ni bajaba, ni salía, ni entraba, y el ascensor funcionaba sin cortacircuitos. Otra clara señal de que aquel no era su día: comenzaron los temblores y las ganas de cagar.

Do not leave your home. Do not leave your children.

No debía llegar tarde a recoger a los niños del colegio. Mientras se observaba en el espejo y se agarraba sus pelos naranjas, mientras le aparecían sus pensamientos en voz alta, garabatos repetidos, llegó hasta un parking, posiblemente sin darse cuenta, había pulsado el número incorrecto, abrió la puerta con decisión.

No me importa! Aquí estaba.

Enfrente de otra puerta cerrada, con los pies mojados y unas llaves en las manos. ¿Casualidad?. Nada tenía sentido y todo giraba como la noria. Todas aquellas intenciones locas, disfrazadas de palabras. Ella tenía este tipo de problema. SHE HAD A PROBLEM. Desde que era niña. La habitaban y la acosaban, la rodeaban y la asfixiaban. Y conseguían borrar las escaleras. Piedras, gases mortales…Dispararos desde su boca.

A las cosas por su nombre.

She was a slave.

 

https://wordpress.com/post/elmejorviajedelmundo.mx/851

 

 

 

 

 

 

 

PORQUE HOY ES SÁBADO,

PORQUE HOY ES SABADO

 

Porque hoje é sábado…

 

Yo era un gran surfero, surfeando por el mar.

Pero después una ola gigante se abalanzó y me llevó hasta la orilla del mar.

Me levanté, me tiré al agua, esta vez a buscar tesoros.

Después de coger todos los tesoros que había,

no encontré el camino para volver a casa.

¿No encontraste?

El camino para volver…

Le pregunté a todos los animales del mar, pero no me supieron decir cuál era

la salida.

 

No habían parado de moverse y,sin embargo, estaban encerradas.

Atrapadas por cuerdas terribles, ancladas a la madera de la tierra.

Como si el carcelero tuviera sus propios límites, expectativas, sus propias

formas y aristas. Y ellas hubieran sido devoradas por aquella mierda.

Y, sin poder hacer nada, quisieran escapar.

 

En cada una de las generaciones pasadas, una vez y otra, en cada repetición,

en cada brote verde, en cada rama, en cada sendero… Germinaba!, como por arte de

magia: el marinero.

El humano amante de la mar.

Tu abuela, tu bisabuela, tu tatarabuela, tu madre.

Todas murieron en la mar.

BENDICIONES

25591207844_4ff1f4b177_o

Un mes después de la enfermedad, del nuevo año y de mis bendiciones: Qué lejos quedan! desde lo escrito en una pequeña libreta, roja con copos de nieve, allá por febrero, a lo re-escrito “in situ”de pie, con muchas ganas de encontrarme y escuchar todo lo que pensamos.

Andrés. Con Yaan hambriento, mi varón, cito, exigiendo comida…Allí no me encuentro. Como hacen las vacas que lo expulsan una vez que estuvo dentro, es un poco así esta manera de contaros todo lo que me pasa, en este blog, amarrada a mis propias letras para seguir cuerda.

  • ¡Démosle chance a cada oportunidad!, era el  mantra.

DémosleS chanceS!, escucho el eco de mi voz en el pasado. Y leo boquiabierta lo descrito en una pequeña libreta, roja con copos de nieve, allá por marzo. Otros mantras:

  • Mejor tu tiempo que el mío, ahora que cambió el Gobierno. Ahora que sólo tú mandas, pero todavía nada cambia…

¿O es así como todo cambiará? Sin que lo parezca, sutil…O de la noche a la mañana, inesperadamente, todo se irá a la mierda. Y viceversa, de la nada, una mano tendida en el fango, para el abrazo.

Volvamos a empezar de cero o al punto de partida, pero esta vez no quiero caminar delante, porque caminaríamos muy deprisa, demasiado para la infancia.Y de un lado para otro, sin un rumbo fijo:

Desandemos,

  • NO es

¿Desde dónde?,

mi amor.

¿Desde cuándo escuchando estas letras?,

  • Es

¿Hacia dónde?

¿Hacia el mismo lugar de siempre?… No querría caminar delante y no querría cambiar más, las cosas de lugar.

Querría poco a poco construir una pieza sobre la otra, una palabra detrás de la otra, exactamente la que toca, entre todxs.

Querría no mandarlo todo a la puta mierda.

Querría aparcar nuestras mochilas en percheros, de nómadas a sedentarios, suspenderme por las paredes y desenvolver por fin nuestras viejas imágenes fracturadas por el vaivén del barco de ida y vuelta, rumbo a un buen puerto, dejándolas así como están. Que nos muestren su cicatriz y nuestra dureza

Querría que me dejaran en paz. Porque ahora son fotografías de la resistencia, ahora que toca seguir sufriendo. Querría no tener miedo.

No son perfectas, pero son.

  • Volvamos a asumir el reto, y a la vez el fracaso. Y no recuperemos los mismos vicios.

Aiaiai un pequeño descanso.

No te encuentro.

NOSALTRES

COMUNIDAD

We found it!

Too much noise inside, not just in my head…

Traffic.

Pleasse help me concentrate around the bright light of this old computer.

All over me. Let me think simpler: English could be my secret.

Nosotros, US,

that ONE PLACE.

But are there many?

Hopefully, YES.

Places where we could find the others.

NOSALTRES PUDIMOS Y CREAMOS la magia de la Comunidad. Y allí, lo conseguimos. Crecimos y crecimos y crecimos y nos agarramos de las manos como serpientes en el día de la Diada, que atraviesan de Norte a Sur y de Este a Oeste el mar y la tierra.

That place, BCN.

Juntas nos unimos y nos amamos. Sobrevolamos juntas el cielo, mediterráneamente como dice aquella estrella, un día tras otro tras otro…Nos conectamos a la red eléctrica y vibramos al unísono e iluminamos la Capital, luz sobre terrat al aire templadito de la ciudad que añoro tantito, sobre los sueños que nos embriagan así como el de la libertad, y luz para los habitantes de la Comunidad.

Hoy que estamos tan lejos, nosotros; todavía algo aislados de los otros y de vosotros, y por tanto, un nosotros terriblemente más pequeño, ínfimo, extraño moltíssim nuestra amistad.

COMUNIDAD PERRUNA

 

 

 

 

FARO Y PACIENCIA

PA’AT

NIGHT

Hace más de 20 años desde que partí.

He regresado al lugar y al punto del inicio de la partida.

¿O son ya cuarenta?- Según se mire.

Hace ya 42 años. Voy a tratar de contarlos con las manos de todxs, aún podría dibujar la forma exacta….Pero tendría que buscar y ojear un c.v. para saber el año en que viajé desde Madrid a Barcelona.

Llegué en tren, aquella primera vez, a la Estació de Sants.

En la ciudad condal me despedí de nuestro Erasmus, de un inter-rail que partió de Maastricht por el Mediterráneo, para hacerlo largo; el último de los veranos en costas de la Liguria, de la mano de un dios amor.

Después,

Unos años después, regresé en avión, a trabajar…

Y llevo ya…tres o cuatro años, fuera.

En algún otro momento dibujaré el círculo así de largo, los mapas por las paredes de las habitaciones, porque el viajero que regresa al punto de partida habiendo recorrido rincones vitales que parecieron definitivos, tiene preguntas por responder y LOS PROPOSUEÑOS en la mochila: elmejorviajedelmundo está apenas comenzando,

pero Yo lo había matado…y No hago más que renegarlo.

Dimensiono mi ruido interior y ha cambiado. ¿No ha cambiado?

Todo llegó a la vez: el respiro y el coaching.

“Las decisiones de Dios son perfectas”, recientemente una amiga rumana.

“Menos es más”- te dice nuestra terapeuta.

Describo los hechos, un mes después de la tarea del entrenador: cada vez que comenzamos algo y todo nuestro entorno cambia pareciera que hay chances y renace la esperanza, llenándonos de buenas vibras.

Just Good Vibres!!

 

IGUALDAD

8M

HOY está siendo un día jodido porque en este #8M día de la mujer trabajadora no  celebramos, sino que conmemoramos otros muchos días jodidos. No es sólo 1 sino que son infinitos, todos los días de todos los años pero a veces se nos olvida. Precisamente hoy que estoy enferma y no puedo marchar en la manifestación, ni con mi hermana y sobrina, ni con mi madre, ni con mis queridas amigas, ni cuñadas, ni vecinas, ni primas, ni hortelanas, ni contigo, Ross.

Hoy es distinto, claro. Porque HOY estamos juntas, a pesar de las distancias. Unidas.

Exigimos IGUALDAD.

Me había tomado un diazepan para dormir del tirón porque como os digo, estoy postrada en la cama con un portátil, como Frida cuando pintaba pero sin pintar, menuda comparación, pero pensé en ella. Supuse que también ella como yo estamos cabreadas porque no podemos con los dolores musculares sino es gracias a las drogas, y aún con todo, no son suficientes para poder salir a la calle a encontrarme con todas vosotras. Y Gritar. Pero como Frida pintaba, a pesar de los pesares, ella fue mi inspiración para que HOY me quiera entretener un poco, mientras todo sucede en las barricadas- prefiero mil veces las barricadas- a escribir este post, que trata de matar a mi yo jodido, solitario.

Por lo tanto no fui al trabajo (sola yo) y lo único que pude alegar fue estar en HUELGA, para luego discutir con mi madre porque “no te puedes poner en huelga” cuando están por renovarme por tercera vez el contrato temporal que me une-de esa manera-a mi empresa y he postulado para un puesto fijo.”Tenías que haber dicho que estabas enferma; te descuentan menos y quizás, no tomen tantas represalias”… Sin embargo, ella sabe que la última vez que me salió un herpes del estrés en el nervio ciático, me echaron en cuanto volví de la baja de una semana…Por cierto, ¿una paradoja? Mi madre es una de las mujeres feministas, hija y heredera de mi abuela, roja y feminista, que irá hoy a la manifestación.

Sólo te puedes poner en huelga si eres fija; por lo visto, según mi madre. Eso lo saben todas; yo es que voy a mi bola. Los servicios mínimos del Hospital se cubren con las temporeras.

Guau

Si, en pleno siglo XXI, en esta Europa Occidental de PRIVILEGIOS. Mis cosas no suceden como yo las imagino; o algunas sí y otras no. Desde que escuché la cacerolada, a pesar del diazepan, en la madrugada, pasando por delante las puertas de nuestros barrios madrileños, como los gallos al despertar…Llevo todo el día sin salir de casa, cuchicheando por el facebook imágenes de carteles de las múltiples concentraciones, leyendo diagnósticos y bobadas de tíos, pero especialmente he llorado con un vídeo en uno de mis pueblos amados, donde las mujeres son un matriarcado, y he escuchado los programas de la radio de RAC1.

Como no tengo ganas de estar sentada mucho más tiempo, y no tengo los medios de Frida para colgar el portátil del techo y escribir con los pies, he decidido postergar PRIVILEGIOS, que va tomando su forma en la nueva agenda 2018, NOTEBOOK,y son quienes me rondan desde hace meses las neuronas por el balcón, aplazar, como digo, ese nuevo post, embarazada (no se me asusten, metafóricamente), para simplemente asomarme HOY a este blog sin tapujos, sin previos, un poquito breve…tan sólo para abrir mi corazón a la lucha de mis mujeres queridas, saludaros desde la distancia, porque sé en dónde encontraros.

Hermanas, me salió un hijo facebook-sin complejos.

 

PERRAS

Perra.jpg

XCH ´UUPUL PEEK

Cuando entró en aquel ascensor, un suspiro ajeno iluminó un semáforo. Ya había estado en aquel lugar, antes…¿deja vu?

Otro ciclo de su lavadora.

Agachó sus orejas, se miró sus botas limpias, encendió su ordenador. No quedaba ya ni rastro del barro del camino, ni de huellas en un par de suelas lisas. Eran otras estas botas, también usadas. Otros estos olores; encerrados, edulcorados. Añoraba el de los excrementos de sus animales. Aterrizó la mirada como tratando de olvidarse de todos ellos. Se puso a mover el ratón de pantalla en pantalla. No estaba sola. De carpeta en carpeta, de documento en documento, a un ritmo adecuado, como encendiendo la máquina de vapor.

La luz era artificial, los árboles habían sido talados hacía más de cien años. El cuarto de baño tenía un secador de manos y encima del wc colgaban unas cajitas con compresas y tampones, porque aquellas eran las plantas artificiales para las mujeres como ella. Los jefes ocupaban los niveles superiores, a partir de la tercera. Pocas personas sabían nombrarla, nadie la reconocía y sin embargo le saludaban a la entrada y a la salida, por los pasillos, en los ascensores, con aquella sonrisa triste, marca registrada de la casa, un paréntesis boca abajo, la firma en el credo, encima de cada puerta:

Buenos días, ¿qué tal todo?

Genial. ( (

No encontraba las palabras y aquel era el logotipo. De nuevo muda; disfrazada con medias de lycra y un flequillo ochentero, aún más vieja y más culpable, como si cada fracaso hubiera podido haber sido un éxito, como si cada vez que lo intentó, menos mal que lo intentaron, en cada encrucijada, sus elecciones, sus direcciones, obligatoriamente les hubieran llevado a este destino podrido, qué mala suerte!, como si cada vez que se creyeron libres de soñar y dibujar su vida, no hubieran más que emborronado el lienzo, y lo hubieran olvidado en cualquier casa prestada, comenzó su jornada de trabajo forzoso, forzado, arrepentida y asqueada, con náuseas, como si a la salida de aquellas horas tiradas junto con el papel de los árboles talados, las manzanas de los viernes mordisqueadas, junto con los clinex empapados de lágrimas secas, fuera de aquel laberinto, cuando anocheciera lejos, hubiera senderos libres, como si los fines de semana fueran suficiente, qué buena suerte!, su madre le repetía: Al menos no pasas frío. Y una compañera, en voz baja, le susurraba: Son habas contadas…

Respiró, respiró y respiró, para ensanchar sus pulmones, para concentrarse, para sobrevivir. Todos los demás ojos de repente se fijaron en su flequillo, por encima de las divisiones. Los cristales de todas las ventanas estaban blindados, para evitar accidentes, los recorrió todos ellos, como a la fuga. El aire acondicionado entraba en aquella estancia a través de unos conductos entre plantas artificiales, jerárquicamente distribuidos, a través de unas rejillas en el techo. No era suficiente para todas ellas, el más puro era primero para las plantas superiores, para fomentar brillantes ideas en las mentes de los jefes. Dependiendo de cuántos estuvieran de vacaciones, descendía más o menos, obligado por ventiladores, hacia las plantas de la tercera a la primera, ya completamente contaminado… ¿Cuántas de ellas eran conscientes y le acusaban de estar robando?, ¿cuántas odiaban los flequillos? y? ¿cuántas aprovechaban cualquier suceso excepcional para apartar la mirada de sus pantallas?, lo sabremos en otro post.

El corazón le latía con fuerza y le exigía cada vez más, haciendo así que el oxígeno se desvaneciera en sus pulmones de manera efervescente, otra vez aquel hormigueo en manos y pies, aviso de lo que luego le sucedería, pero como era la primera vez …

Concretamente Ella, ¿lo sabía?, ¿O no lo sabía.? Otra vez perdería el control de sí misma. Y si esto le sucedía, podría tener consecuencias negativas, que no lo serían tanto, al final de la partida. Pero como no hemos llegado… Ella pelea con su ansiedad. Sí, sucesos repetidos, repetitivos. Ya les habían sucedido, sin querer queriendo. Toda esta narración, la encontramos antes, lineal, en otros cuadernos. Sin saberlo, como reitero, sucedía en cada ciclo, no paraba de suceder, cada día con más energía, con más fuerza, con más pasión, con más locura, como inevitablemente. Consiguió levantar la vista por encima de las miradas y localizar a una de sus compañeras, y apoyó sus ojos en unos ojos amigos. Buscó desesperada un espejo amable con quien jugar con los borrones del lienzo abandonado, a dibujar sonrisas boca arriba. SOS ¿allí no?, consiguió articular unas palabras precisas: Me voy a caer al suelo, e imprecisas:

¿perras?.

NOTEBOOK

 

AGENDA MORADA.png

Ando, camino, continúo, sólo por eso…-aún no rewards- entre nombres y apellidos, hambrienta. Subo y bajo escaleras metálicas, sorteo las mantas de los bolsos y las zapatillas, túneles rectos. Subrayo “easycodes” de colores, priorizo, los anoto en la misma agenda morada, la que utilizo como máquina del tiempo para poder encontrarme con vosotr2s,

aquí y ahora.

Para poder seguir escribiendo -otra vez me encuentro con la Escritora. 

Paseo desde hoy hacia atrás mientras espero sentada en un andén, páginas y páginas.

Desde hace más de un mes…desde hace 41 días, exactamente -desde que emito llamadas en un turno de mañanas, positivas y negativas, encima y debajo y cayendo cada uno de estos días de calor infernal -por una montaña rusa; desde la última entrevista, el último curso de formación, pasado el mes de prueba, etc.

Me fijo en algunos días en concreto, marcados, de sol extremo a la vuelta: lunes, jueves, con colores amarillos, señalados los principales, recuerdo sus voces, mientras me subo al primer vagón.  Algunas de aquellas voces programadas para más adelante, para cuando ellas terminaran con sus vacaciones porque no quise molestar, y también cientos de ilocalizables, buzones y contestadores, y un único “easycode” que regresaría en un par de semanas de Dubrovnik. 

Me esperarán – obligadas o impacientes, eso haré como que no lo sé -porque en realidad no lo sé.

¿Cuándo me asaltarán en mis nuevos recorridos, en qué estación del Metro de Madrid?: Suances- Pueblo Nuevo-Avenida de América…¿Con qué letras me sorprenderán los nuevos músicos de las esquinas?, ¿en qué transbordos?- ¿con qué intenciones?.

Nombres y apellidos y estrofas y argumentarios apuntados para el futuro, a la vuelta de muchas más páginas en blanco- quienes me recuerden mis pasos y esta experiencia vital en un call center; nombres y apellidos y fechas más o menos urgentes, deberes y tareas y un chingo de pendientes, contratos y fechas y entrevistas y pagos y recibos pendientes y hacienda, y muchas más anotaciones de la vida sedentaria, a la vuelta del calendario.

A finales de agosto,

así toco 2017. Y back to school!

Y la típica postal madrileña del oso y el madroño.

Mis queridos,

desde COMPASION, desde que regresamos , qué nos ha sucedido por esta nueva casa?

Centenares y decenas de llamadas, algunas breves y algunas demasiado largas, contactos continuos, inesperadas conversas en lugares oscuros: una única vez y también consecutivamente, y citas a ciegas con gente amable,

por todo el territorio nacional, por todos los acentos y errores.

Me entretuvieron más de un mes; estos últimos 41 días de verano- mis vacaciones: estuche de lápices de colores para los mandalas, el teléfono cargado de aplicaciones para encontrar curro, una botella de agua, ibuprofeno, paracetamol, un túper con comida y nuestra situación económica, terrible, foto a foto en el notebook.

Vacaciones en la montaña rusa, psicológicamente temblando, tachando las cuentas para poder llegar a fin de mes, así cada mes desde y todavía sin poder marchar, emigrar, partir…pues ahí la llevamos!. Todo en esta agenda morada, regalo de cumpleaños, que pesa ya toneladas.

Recién ahora que ya he regresado del pasado y he salido por la boca del Metro de Tetuán, que ya he atravesado por la mitad del solazo de la Plaza de la Remonta, me encuentro con los espacios que fui ahorrando para cuando llegara un día como el de hoy, espacios en blanco y mucha tinta, sin nombres ni apellidos…y tiempos que siempre terminan por llegar a esta casa. Thanks Lord. La fuente está a la sombra y un banco para escribir.

🙂