PLACERES DE UNA VIDA TRANQUILA

5- No cualquier día. Abrir las ventanas para que entre el fresco cuando acaba de llover y aún no ha salido el sol. Cuando aún no han llegado los nortes, pero están previstos; son apenas instantes infrecuentes en los que las libélulas llegan a beber de los charcos formados encima del tejado de la imprenta,…

PLACERES DE UNA VIDA TRANQUILA

Un sábado cualquiera-El desayuno 3. Ir al mercado a por un saco de naranjas, unos mangos, aguacates, plátanos macho, quesillo y huevos. Lavar y exprimir las naranjas para el jugo, abrir el congelador para vaciar el hielo en dos litros de horchata de arroz, y servir el café de Chiapas mientras amasamos las tortillas con…

Placeres de una vida tranquila

Un sábado cualquiera 2. Un bañito en el pilón Agarrar una silla de plástico y arrastrarla por el patio de la casa morada Desde la sombra que da un zapote, donde cenamos algunas noches Hasta el pilón donde se friega la ropa a diario. Trepar desnudo y girar una de las tres llaves Llenar una…

PLACERES DE UNA VIDA TRANQUILA

Un sábado cualquiera. 1.Despertar Despertar con el sol, cuando se filtra por unas cortinas verdes Permanecer con el clima encendido, desnudos entre unas sábanas viejas Y encender el ventilador. Disfrutar con los dibujos sombríos de las hojas puntiagudas de un pino Entre pliegues,  y quedarme un rato admirando, contemplando, respirando Infinitamente. Correr las cortinas a…