ADAPTACION,

la-adaptacion

Jet Lag, así se hace llamar…

Por fin nos detenemos!

Bajamos?

Estamos muy cansadas, muy sucias, muy rotas…

y vosotros también.

Nuestros labios están muy agrietados, sin bolsillos.

Sin palabras.

Por fin un lavabo,

una ducha caliente y el deseo de muchísimo té en un proper futuro, verde.

Por fin nos llenamos de colores!

Agarramos las cortinas al techo, las cortinas blancas con lazos negros, las colgamos, y las cortinas negras con lazos blancos, las atamos, subimos y bajamos las persianas moradas, cerramos y abrimos las ventanas azules, un día tras otro, amarillo, palpitamos por fin! a paso lento, rojo y propio, a ritmo así, como suena, según el paso, así como cuando pisas la nieve dura, blanca y negra después de nuestras huellas.

Y no sólo de abundancia y de calor, senos bendecidos. Naranjas. También de uñas y caricias brutas, negras, entre mis tetas que huelen a queso rancio. Por fin! una noche caliente…

Y los barreños ¿y la mesa y las sillas?, y por fin! la cama, y un vaso con agua clara y apagamos la luz, aterrizando con jet lag, mi conciencia me lleva hasta ti, cuando te espero en las noches, ts’u’, despierta! apenas agradecidos, a duras penas, agradecidos, eternamente agradecidas.

Sí que duelen y sí que angustian los anhelos, pues claro, como el agua del vaso, sí que hay lágrimas pegadas al ojo, todavía abierto, inexplicablemente, latiendo sin parar de aquí para allá, entre partes, imbuidas de un prana loco. Nos alejamos del centro y nos acercamos al origen, a pleno pulmón, trepamos por acantilados de roca, verticales y estrechos; y compartimos, cómplices allá arriba…con otras manadas, guiños. To share

¿Will you?

Nosotras y todas, qué desafíos, qué vidas! Puertas afuera, por aquellos caminos, también por aquellos tejados rosas en los que ardían inciensos, to believe ¿remember?, cuestas y relámpagos, caímos ¿enamoradas?, y nos rendimos al sueño, perritas calientes.

Por ahora,

vamos de entrada, postergando la salida…echadas…deja tu mensaje!

http://www.suasletras.com/letra/Zeca-Baleiro/Babylon/14565

COMENZAR,

comenzar una nueva vida cada lunes

en ella, dentro de ella, soñamos con follar por las noches y dormir abrazados, confortables, a pierna suelta…hasta cuando queramos, hasta que el sol nos despierte, hasta que nos destape, entonces y luego, hasta que las tostadas y la mermelada nos inviten a desayunar,

hasta el miércoles

dos huevos, mi copa de vino y una jarra de cerveza, POR TI

¿Y qué haremos con una nueva vida?, ¿por dónde empezaremos la casa?

Cada lunes nos acordamos de los planes de los viernes…los de follar hasta caer exhaustos, pero caminamos para combinar nuestras distintas actividades, sin parar,

exhaustos.

Recordamos, nos miramos, los planes…pero engrasamos nuestros rostros, caretos de madrugón permanente más caricias y abrazos que nos reconfortan de lunes a viernes, puro estrés, acelerón, por una autopista en la noche en un vehículo que zizzaguea por un vasto territorio enlodado por cómo cruzan las tormentas últimamente.

En nuestras nuevas vidas por llegar, de aquí a tres días, las cuestiones giran entorno a nosotrxs, sobre nuestros rodajes, a la vez, at the same time, the same day,

different way.

En un vehículo nuevo, en blanco y negro, raspado, en la noche

¿qué es lo que tu buscas, mi amor?.

-¿Y vocé?.

En nuestras nuevas vidas disfrutamos de nuestras caricias, nuevas, largas y chicas

y nos olemos las patas.

Nos invitamos a bailar por los caminos de dentro, una canción detrás de la otra, y nos castramos quitándonos los calcetines para llenarnos de tierrita la cama. Así es, desde el miércoles hasta el domingo, nos acordamos y recordamos y enseñamos, el calendario lunar, el creciente y el decreciente, y el bipolar: viento a favor y viento en contra, arriba y abajo, día y noche, manada en tránsito y encuentros inesperados por los barrios, en las esquinas.

chúumpajal, comenzar

una caja de juguetes tarados, dos de personajes y tres de medios de transportes, tu y yo juntos y por separado dentro de nuevos tu y yo juntos y por separado, caminantes de nuevos caminos en viejos caminos, de nuevos comienzos en viejas suelas de zapatos, revisando una vez y otra, nuestros pasos y tus comienzos.

POR NUESTRAS PASIONES.

CAMINAR,

caminar-xiimbaj

Aquel día decidieron caminar mucho.

XIIMBAJ.

Caminaron mucho durante 7 días sin parar por las cordilleras de Lesotho. Fueron los primeros pasos, los del primer par necesario. Y un poco después, de la barriga de la mujer nació la abundancia con cabeza de berenjena, del segundo par, el segundo de los varones, el elegido…Y caminaron mucho por donde el águila se encontraba a la serpiente encima de un nopal sobre la laguna, la ciudad marcada con una x en los mapas de sus libretas de viajes: atravesaron las autopistas en horas punta hasta donde habitan las ardillas, justo cuando el primero de la cuarta generación d’Amadores decidía sus propios pasos, chistosos pasos de rumba entre la gente que va y viene…Caminaron lo más lejos que les llevaron sus PROPOSUEÑOS, a escasa velocidad, agarraditos de la abundancia. Acumularon lo que les cupo entre sus manos y crecieron para tener más manos, bordeando las orillas; Y más primos y más hembras. Y después, entre los libros de las estanterías de la biblioteca de la primera planta de la casa del abuelo, hasta un sofá de dos plazas duras en aquella habitación sombría donde ocuparon tres maletas abiertas. Atravesando el horizonte, aquel día decidieron lo insólito! El desafío de la transformación de solteros citadinos rodeados de individuos bajo tierra, a familias nómadas con arcos y jarras para la caza y las moneditas, una aventura de sedentarios a nómadas. Yo me encomiendo a tí, virgen de las andanzas!, susurraron mientras el primer caballito de MEZCAL añejo. Y a la vez, se besaron, una vez más, una última?…Caminaron la locura de crecer hasta el segundo par, completamente innecesario. 9 lunas después, entre mantas, bordeaban la otra orilla, saltaban rocas cuando todo se hizo lo más pequeño que nunca imaginaron, del tamaño de una cuadra por la sombra, la distancia corta del airecito del ventilador rotatorio en movimiento, de la silla de la abuela al agua de sandía que se enfría en el refrigerador. Llegaron al lugar! , pero…con un bebé entre sus brazos prosiguieron el camino, por delante de sus pasos. Salieron de la casa, los perros corrieron a por las bolsas de basura mordidas de los vecinos, expandieron sus desperdicios, ensuciando las calles del fraccionamiento, hacia el mejor de los mundos posibles para dos burgueses, come mierda de ciudades. Gritos y más gritos desde las palapas de la plaza por los caminos de piedra hasta la rotonda donde la parada del colectivo.

Jet Lag, así se hace llamar

Martes y trece,

 

 

Tengo ganas de comerme un raspado de café, retomar los PLACERES DE UNA VIDA TRANQUILA, AHORITA, BEJLA’E’ que estamos recuperándonos y escribir asomada a la ventana.

Estoy a punto de especular sobre mis vecinos, me voy a sentar en los escalones a esperarte cómo llegas hasta mi cama, entra, por favor!

Pero Ella mira hacia el otro lado,

(ups),

mientras suenan incansables conversaciones de borrachos con los bips de sus teléfonos y chats de empresarios, ecos ajenos de consejos retumban en su bolsa, que se estremece.

– Yo no entraría por esa puerta, si yo fuera tu: Hoy es martes y trece.

(Si fuera el mundo de Alicia).

Ella no hizo p.caso,

y sí, como Alicia: …la corrieron del curro por hablar demasiado y ponerse a llorar en público, 85 días después, de oca en oca y tiro porque me toca, de puente en puente y tiro porque me lleva la corriente, y de vuelta a la cárcel.

– Soy una afortunada- Ella, con una mano en la cadera.

Mañanas “ago” Ella iba en un sentido y todos los otros carros venían en el sentido contrario y me decía, cuántas horas tiradas sin caminar. Perdidas, traicionadas: “tengo ganas de soltarme entre respiraciones de manada”.

No me hacen falta tus explicaciones. Nos vamos.

YA

ABRAZADA A UN ÁRBOL,

poza

 

ABRAZAR

Un día pensamos:

– Basta ya de mover las cosas de sitio!

El reloj gira por encima de nuestras cabezas y las sombras nos corretean por las cuatro paredes.

Un día subimos la colina para caminar a orillas de la carretera y mirar el valle desde arriba, como pájaros, alguna vez llovía y nos refugiamos entre las ramas de los árboles, pero aquella vez le buscamos para abrazarle, para viajar con él por sus raíces, dentro y profundo, húmedo, para enredarnos entre nuestros pies y respirar a la vez, uno siendo el otro.

Fue entonces cuando el sol desapareció, horizontalmente, por un Horizonte en llamas…cuando el reloj nos señaló con un dedo por la ventana, la primera estrella que se coló para alumbrar nuestras figuras en casa, y me atravesó, verticalmente: desde el mar del Universo hacia el interior de mi magma, Fuego!, por eso iluminan los rayos; y así la clarividencia un día nos llega.

El polvo reposa y el agua encuentra una poza para descansar de tanto ruido alrededor de nuestras orejas, en días complicados para los petardo-haters, que no sabemos bien qué festejamos, ni en dónde refugiarnos.

Caímos mareados.

Sin parar de caminar, ¿cómo profundizar?

Aquel día quiero agarrarme y dejarme llevar; transportada por el planeta, por sus vueltas. Vibrar como una cuerda al viento. Une forte abracada, vida! Feliz año nuevo…y un propo-sueño en las primera líneas de un regalo de Santa y un libro de cabecera:

Dejamos de sacudirlo todo, de tirar piedras al estanque para mover la superficie con nuestras ondas cortas: que todo se quede en pausa, cerremos los ojos y que nuestra visión se fije en lo mínimo, en lo minúsculo, en la fuente.

De cerca. Practiquemos. Escuchemos. Tantas veces cambiamos la estantería de lugar que nunca ordenamos lo que queríamos poner en ella:

– ¿Aquí?

– No, mejor Allí.

Jóvenes, aun.

CONTAR,

 

XOOK.

Mientras una alarma avisaba cada cierto tiempo, la luz iba y regresaba y sonaba Radiohead, se preguntó: ¿Cuántas? (Ok Computer). Para un alma danzante, rápida, ávida, para quien busca por encima del mar, veloz, que planea.Para un alma que emigra de cuerpo en cuerpo con cada luna llena…Esperar apretando un botón sin poder bloquear el parpadeo de la luz roja intermitente, noticias. Not easy!.

Había llovido una semana entera. Habían observado las gotas de los cristales, xook, aparecer y saltar por encima de todxs ellxs, pares, impares. De nuevo la enfermedad se había apoderado de sus rinconcitos internos, y el jengibre y la miel y los tés habían ocupado las dos únicas mesas. Intermitente-mente.

En un abrir y cerrar de ojos el habanero, el aguacate de la ensalada, la jalea real y un termómetro que silba como una máquina de vapor y el sueño. Mucho sueño. Articulaciones rígidas, mocos verdes y amarillos, de los que se quedan en la frente y también de los que se caen por las mangas, fiebre, vómitos, dolor. Ahora sí se puso a contar las horas. Ahora sí extrañó aquella mecedora sobre el sofá.

Ahora sí el sol se apaga y no regresan.

Para un alma humana, carnal, adicta, aventurera, consciente, mortal. Para un alma que está más hacia afuera que hacia adentro, para un alma joven pendiente de agradar.

Habían abierto las ventanas de par en par, las puertas a Tuero Molina, y la enfermedad, las hormigas y las epidemias habían entrado para quedarse, según nos leían aquellos cables:

“Presente entre nuestras filas, disfrazada de bacteria en el agua, en la tierra y en el aire, a través de vectores, gracias a los mosquitos. Nos visitan pandemias temporeras”.

Decidirían fumigar.

Lucas fue el primero en caer, literalmente, todas las escaleras abajo, la Vieja Bill se retuerce en la cama y vamos ya para tres meses largos, pero ahora es Ziwor In el que duerme todo el día y apenas puede comer. Así también son estas temperaturas”

REGRESAR,

REGRESAR a un lugar donde nunca he estado.

Es domingo, de “esos días antes de nosotros”, solitarios, resacosos, aburridos.

Sin lectura, pero…con buena música cuando nuestra colección de vinilos

ahora en spotify”. Y antes, cuando no nos conocíamos pero vivíamos en la misma ciudad

como tantos otros sin saberlo, desde fronteras por mar y tierra.

Es domingo y estamos juntxs, somos todxs, AHORA son días libres para disfrutar de

NOSOTRXS, en un contexto nuevo

todavía sin reposo.

dsc05922

No solo me refiero al camino, a los transportes, a las distancias y al aprendizaje desde los

brazos maternos, ni a los aposentos en las diferentes paradas…tampoco a través de los

pasos de este blog, desde que comenzamos el mejor de los viajes.

Abandonamos nuestros perfiles anteriores, individuales, y nos desprendimos de todas

nuestras posesiones, en cierto sentido, monjes, seguimos viviendo de las limosnas de

nuestros legos.

Aquí y allí.

A la fuerza hemos ido creciendo y nos hemos cargado de razones y hemos ido perdiendo

peso, caminando. Noches de “botitas con tierra bajo la luna” nos han juntado bajo los

árboles a cocinar para nuestros amigos, fantasmas y ancestros,

aquí y allí: seguimos trepando fuertes.

El nostre lloc, aquel lugar físico que invoco cuando cambiamos de casa para tranquilizar a

Lucas y a la Negra, con mantas y cojines, no ha parado de moverse alrededor de nosotrxs.

Que a su vez no paramos de movernos alrededor de las corrientes de aire, sobre el mar y las

montañas, como las hojas o las mariposas del Otoño. Migrantes de un lugar al otro por la

ciudad, outsiders del sistema, nómadas, ahorita en otra pausa.

Sería mejor aprovechar el sol después de tantos días de lluvia para secar la ropa, de suma

urgencia, lavar y secar nuestros cuerpos, tareas y rutinas en stand by,

diumenges.

Regreso delante de una puerta de madera, me siento en los últimos escalones que suben al

“terrat de las palomas” y respiro hondo cuando descubro las torres, dejo las bolsas de la

compra en el suelo, jadeo y muy probablemente, me enciendo un cigarro.

Me decido,

mejor HOY duermo.

– a la sociedad como mi madre.

te-enseno-nuestros-productos-de-nuestras-tierras-productos-de-mar-y-de-tierra

¿Que mis sueños no tengan que ver con alcanzar un estatus social es lo que me reclamas, me criticas?. No te entiendo. Me lo dices con mucha frecuencia, cuando me señalas. ¿Lo que somos como familia está en guerra con lo que me enseñaste? Y te entristeces.  Pues sinceramente, estas preguntas que no son las tuyas, no te las puedo contestar yo.

No tengo idea de la intención que os llevó a alimentar nuestras carreras profesionales. Ir a la Universidad era nuestra obligación, incuestionable, lo que haría que tuviéramos una vida mejor, y lo dimos por supuesto. No es hasta ahorita que me cuestiono si también era una elección materialista, como el coche o la lavadora, la ropa o la comida, con vistas sólo a mejorar en la escalera, subir, crecer, triunfar, ganar mucho dinero. Un arma de doble filo, parece que fue lo de viajar al extranjero con una beca, o una de destrucción masiva, porque aquel momento vital mío, parece ser la frontera. Lo que para mí fue la primera experiencia emancipadora, para ti, por lo que me tú me explicas, sólo tuvo que ver con los números rojos de tus tarjetas.

Y así hablamos los poetas contra los muros del capitalismo.

Lo que es complicado es construir alas para volar, enseñar a volar, disfrutar de las vistas y del riesgo, con el viento a favor; y seguir pensando como un  caracol. Si existió un plan para mi y fracasó conmigo porque no he conseguido llegar a un punto y coma, o a un punto y seguido…puntos suspensivos, porque no me rodeo de tus comodidades ni acudo a tus médicos, porque soy una perdedora, porque cuando te pido ayuda tengo que escuchar que no sé atender bien a mis hijos, y bajo la cabeza para recibir de ti dinero. Cuando me hablas a la ligera sobre abandonar a mis perros, que ya es “no entender nada”, pero por “no querer escuchar”, por no saber amar de otra manera, por tantas otras fronteras y prejuicios, cuando nos señalas como familia y me regañas para que tus nietos no caminen a cuatro patas, como mis hijos, te recuerdo:

-Era vuestro plan, tu plan.

“Quien diga que me quiere que me lea bien”.

La razón material se impuso a golpes a ¿la sinrazón, la pasión, la imaginación, la afección?La comodidad mató a la ética y el estatus acosa a la solidaridad, eso me temo. La guerra a la paz. Yo me pregunto: ¿tenemos inquietudes?, ¿utopías?, ¿obligaciones?, ¿compromisos?, ¿responsabilidades?, o sólo drogas y teléfonos y bolsos y llaves y documentos…y yoga!

“Nuestro compromiso es gerundio, somos práctica y somos vida”- A la sociedad como mi madre.

a medianoche

dsc08869

Ahora que nos llega tu muerte

ahora que llueve y el sol se aleja

ahora que el frío se nos cuela por las rendijas de la casa

pienso en aquello que me reclamó un día mi madre:

sobre que no escribo sobre nosotros;

(Una poesía: “Huellas” se llama, y unas cuantas palabras acerca de un sueño, entre bolsas de basura y ropa en un amanecer al otro lado del Océano, eso creo). Bueno, no parecen suficiente…

Ahora que ya sabíamos cómo terminaría, aunque no cuándo

sólo falta vivirlo, sólo nos queda eso

canto con aquella voz desgarrada por la lluvia que llora

“y la dejaste volar” mientras me desplomo cada instante,

cada día desde hace cuatro. Te miro a todas horas.

Ahora me resigno y empapo servilletas, billetes de metro y anotaciones en el cel

y en la agenda…pienso, tal vez en un futuro más tranquilo, más cómodo, reposado,

pueda, sin el dolor agudo de despedirte. Sin tanto pesar.

(Será un proyecto que describa nuestro amor incondicional…Y la enfermedad que nos aisló de ti, y nos distanció, quien nos fracturó y cómo nos rompimos en piezas.Desde cada carácter, rodeado, como estás, de mujeres guerreras, de cada una de nuestras discusiones y roces).

Puede que éste sea mi regalo, mi legado, y que te llegue muy tarde,

a medianoche.

Hace poco celebramos tus 70, y como si hubiéramos celebrado la última de las cenas.

Puede que necesite desahogarme y que sólo en momentos horrorosos me nazca la

escritura. Lo siento. Pude escribir sobre cuán felices fuimos, si recordara cómo fuimos.

O si me hubiera detenido unos cuantos siglos en mi propio camino, en mi aventura.

Me equivoqué al pensar que teníamos tiempo, como tú, aposté y perdí.

Sólo tuvimos aquella infancia feliz que espero recuperar cuando te hayas ido lejos…

Junto a nosotros se queda Annia, para recordarnos: con cada muerte un renacer.

He aquí un nuevo proyecto,

a lo lejos.

 

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑