AYER,

JO’LAK Unas cuantas lunas hasta vernos, a cada noche más estrechas, a cada noche más oscuras. Algunas nubes traen lluvia, llegaron cargadas desde detrás de las montañas de nuestro actual horizonte, ayer. El viento las corretea y pasan de largo, doblan la esquina y descienden por donde los gatos. Por delante de nuestra esquinita, a cada momento…