BENDICIONES

Un mes después de la enfermedad, del nuevo año y de mis bendiciones: Qué lejos quedan! desde lo escrito en una pequeña libreta, roja con copos de nieve, allá por febrero, a lo re-escrito “in situ”de pie, con muchas ganas de encontrarme y escuchar todo lo que pensamos. Andrés. Con Yaan hambriento, mi varón, cito,…