La enre no se toca!

dsc08964

Qué voy a contaros…“La Enredadera” me es muy familiar, aquí en el barrio de Tetuan en Madrid, en nuestras idas y venidas: un lugar donde nos refugiamos, donde nos encontramos con la familia, donde acudimos en familia, donde nuestros dos perros también son bienvenidos!, por ser parte de la familia. Luz y oscuridad para informar, leer y descansar, asientos para comer rico, sillones para escuchar a los demás, propuestas e historias de vidas por las paredes. Uno de esos lugares donde la gente es bonita…

GAS


IMG_20140909_201714

Atrapado entre las ramas de un árbol, todavía me queda gas, pero mi vuelo se truncó, por azar y por desidia. Te das cuenta, escritora, hermana de los objetos que se hinchan! Cada minuto es un grado menos y el cielo se está amoratando. La Tierra y sus seres vivos, concretamente hoy, este gigante del Parque del Retiro, me entretuvieron la vida, la crearon, la transcurrieron, la encarcelaron. En una semana habré muerto sin voluntad.

¿Podrás asistirme? o estás enferma de necesidad.

Contigo así, ignorante, descenderé hacia lo desconocido

a gran velocidad, o me transportará el viento de nada en nada.

Tengo miedo, entiéndeme.

Entre mis compañeros, llegué a creerme inmortal, sin riesgos, sin preguntas. Soy fruto de un comercio para el capital de algunos hombres y el deleite de los niños. Sólo eso. Este aire comienza a removerse, también tu bufanda vibra. Escritora, por instantes fugaces tengo consciencia de mi mismo a través de tus venas, por entre los delirios fluidos de tu imaginación me impulsan tus latidos, y trato de escapar a través de tu mente.

¿Para qué mi existencia?

Sólo tú me ves temblar y unas ramas pesadas me detienen. Tengo un color azul vivo para llamar la atención. He estado anudado a la muñeca de unos ojos deslumbrados,por muy poco tiempo y vuelta a llorar. Me fabricaron sin alma, a la imagen y semejanza de una moneda de euro. Fui capricho de Navidades, hasta que me deshice del nudo.

Con la ayuda de la furia del atardecer y los movimientos torpes de un bracito descuidado.

Sentí que tendría una única oportunidad, para elevarme por encima de todos,

malabaristas, vendedores ambulantes, familias sin tiempo,

para gritar, a través de la escritura de este cuento

ESTÁIS ESTÁTICOS,

COMO LAS FIGURAS DE CRISTAL DE AQUEL PALACIO.

Pero todo fue muy rápido, mi libertad, mi casualidad, mi esperanza, mi azar…

Hasta quedarme atrapado de nuevo.

Hasta contemplar mi muerte a través de la escritora,

y su desidia.

Hasta COMENZAR…en un lugar diferente cada día.

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑