ABRAZADA A UN ÁRBOL,

  ABRAZAR Un día pensamos: – Basta ya de mover las cosas de sitio! El reloj gira por encima de nuestras cabezas y las sombras nos corretean por las cuatro paredes. Un día subimos la colina para caminar a orillas de la carretera y mirar el valle desde arriba, como pájaros, alguna vez llovía y…