Martes y trece,

    Tengo ganas de comerme un raspado de café, retomar los PLACERES DE UNA VIDA TRANQUILA, AHORITA, BEJLA’E’ que estamos recuperándonos y escribir asomada a la ventana. Estoy a punto de especular sobre mis vecinos, me voy a sentar en los escalones a esperarte cómo llegas hasta mi cama, entra, por favor! Pero Ella mira…