Pruébalo
4475
post-template-default,single,single-post,postid-4475,single-format-standard,bridge-core-3.0.1,qode-news-3.0.2,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_popup_menu_text_scaledown,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-overridden-elementors-fonts,qode-theme-ver-28.5,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_768,elementor-beta,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-4674
 

Pruébalo

Pruébalo

Está muy bueno, te gustan todos los ingredientes,

es un batido de fresas con canela.


Es una mentira de mamá, pensé yo.

 

No, contestó ella. En un tono contundente y gritón.

Soy pequeña y hay cosas que todavía no me gustan.

 

¿Alguna vez lo probó como cuándo se prueban las cosas por primera vez?

Con curiosidad, sin prejuicios.

¿Lo olió?

¿Experimentó la textura de la espuma de la leche?

 

Probablemente alguna de las pepitas de las fresas,

de los granitos negros, se quedaría atrapada entre sus dientes.

Por un motivo que no es capaz de explicarnos,

y quizás nunca llegue a comprender ella misma

decidió que no le gusta el batido de fresa.

 

¿Cuándo?

 

El de plátano, si.

El de plátano con fresa, tampoco.

La fresa sólo al natural. Sin leche y sin canela.

 

¿No te gusta la canela?

 

Sólo me gusta el chocolate, mamá.

 

 

 

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: