Martes y trece,

Tengo ganas de comerme un raspado de café, retomar los PLACERES DE UNA VIDA TRANQUILA, AHORITA, BEJLA’E’ que estamos recuperándonos y escribir asomada a la ventana.

Estoy a punto de especular sobre mis vecinos, me voy a sentar en los escalones a esperarte cómo llegas hasta mi casa, entra, por favor!

Pero Ella mira hacia el otro lado,

(ups),

mientras suenan incansables conversaciones de borrachos con los bips de sus teléfonos y chats de empresarios, ecos ajenos de consejos retumban en su bolsa, que se estremece.

– Yo no entraría por esa puerta, si yo fuera tu: Hoy es martes y trece.

(Si fuera el mundo de Alicia).

Ella no hizo p.caso,

y sí, como Alicia: …la corrieron del curro por hablar demasiado y ponerse a llorar en público, 85 días después, de oca en oca y tiro porque me toca, de puente en puente y tiro porque me lleva la corriente, y de vuelta a la cárcel.

– Soy una afortunada- Ella, con una mano en la cadera.

Mañanas “ago” Ella iba en un sentido y todos los otros carros venían en el sentido contrario y me decía, cuántas horas tiradas sin caminar. Perdidas, traicionadas: “tengo ganas de soltarme entre respiraciones de manada”.

No me hacen falta tus explicaciones. Nos vamos.

YA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s