A MEDIANOCHE
1632
post-template-default,single,single-post,postid-1632,single-format-standard,bridge-core-3.0.1,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-28.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,elementor-beta,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-4674

A MEDIANOCHE

A MEDIANOCHE

dsc08869

Ahora que nos llega tu muerte

ahora que llueve y el sol se aleja

ahora que el frío se nos cuela por las rendijas de la casa

pienso en aquello que me reclamó un día mi madre:

sobre que no escribo sobre nosotros;

(Una poesía: «Huellas» se llama, y unas cuantas palabras acerca de un sueño, entre bolsas de basura y ropa en un amanecer al otro lado del Océano, eso creo). Bueno, no parecen suficiente…

Ahora que ya sabíamos cómo terminaría, aunque no cuándo

sólo falta vivirlo, sólo nos queda eso

canto con aquella voz desgarrada por la lluvia que llora

«y la dejaste volar» mientras me desplomo cada instante,

cada día desde hace cuatro. Te miro a todas horas.

Ahora me resigno y empapo servilletas, billetes de metro y anotaciones en el cel

y en la agenda…pienso, tal vez en un futuro más tranquilo, más cómodo, reposado,

pueda, sin el dolor agudo de despedirte. Sin tanto pesar.

(Será un proyecto que describa nuestro amor incondicional…Y la enfermedad que nos aisló de ti, y nos distanció, quien nos fracturó y cómo nos rompimos en piezas.Desde cada carácter, rodeado, como estás, de mujeres guerreras, de cada una de nuestras discusiones y roces).

Puede que éste sea mi regalo, mi legado, y que te llegue muy tarde,

a medianoche.

Hace poco celebramos tus 70, y como si hubiéramos celebrado la última de las cenas.

Puede que necesite desahogarme y que sólo en momentos horrorosos me nazca la

escritura. Lo siento. Pude escribir sobre cuán felices fuimos, si recordara cómo fuimos.

O si me hubiera detenido unos cuantos siglos en mi propio camino, en mi aventura.

Me equivoqué al pensar que teníamos tiempo, como tú, aposté y perdí.

Sólo tuvimos aquella infancia feliz que espero recuperar cuando te hayas ido lejos…

Junto a nosotros se queda Annia, para recordarnos: con cada muerte un renacer.

He aquí un nuevo proyecto,

a lo lejos.

 

12 Comments
  • Ander Garcia Martinez
    Posted at 12:30h, 15 octubre Responder

    Te recomiendo que hagas alguna modificación en el color de fondo (o del texto) ya que dificulta la lectura.
    Un saludo.

  • Ander Garcia Martinez
    Posted at 23:43h, 15 octubre Responder

    Te hubiera dado el consejo de todas formas… pero después de leerte, veo que ha merecido mucho la pena… tus lineas llegan..
    enhorabuena!.

  • viajesporparajesfrios
    Posted at 00:29h, 13 noviembre Responder

    que lindo!!

  • viajesporparajesfrios
    Posted at 00:30h, 13 noviembre Responder

    Fuimos sedentarios, somos nomades? realmente no somos sedentarios ahora? 🙂

  • El mejor viaje del mundo
    Posted at 00:37h, 13 noviembre Responder

    Dímelo tu! Por donde andas?

  • literatoluisrodriguez
    Posted at 03:52h, 14 noviembre Responder

    Muy sentido comentario escrito con el corazón.
    Llega y mucho, y ese es el verdadero mérito de un escritor.
    Un abrazo.

  • etrusc4
    Posted at 19:26h, 23 enero Responder

    Precioso.
    Y muy bien escrito y expresado.
    También estoy en un proceso de duelo y también escribir me ayuda mucho.

    • El mejor viaje del mundo
      Posted at 09:29h, 24 enero Responder

      Si, es verdad, el tiempo y la escritura son poción mágica para tantas despedidas! Te agradezco tus palabras de ánimo, un abrazo, cuidate.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: