ANIVERSARIO
672
post-template-default,single,single-post,postid-672,single-format-standard,bridge-core-3.0.1,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-28.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,elementor-beta,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-4674

ANIVERSARIO

ANIVERSARIO

Había pasado.

Un año después, algunas cosas habían cambiado.

En primer lugar, la obviedad: el propio hogar, la ubicación de la familia Billy Jones definitiva y al completo en otra cocina, dormitorio y cuarto de baño, así como su lugar en el universo, los mapas propios y ajenos, el individuo en el colectivo, la itinerancia y su viaje, la parada y su espera.

Con la arribada al Viejo Puerto descubrieron otros caminos al Zócalo, los negocios sin gente, los «nortes» del invierno y las estaciones en los mangos, bostezo a bostezo, a cámara lenta, con los primeros despertares, el reencuentro con los que nunca se fueron y los que habían regresado.

Día tras día la marcha se fue postergando y nuevamente de nómadas a sedentarios, poco a poco plantaron su campamento junto al patio y dejaron descansar sus pies, donde las botas de sus antepasados, cerca de los vivos y de los muertos.

En esta ingravidez fue creciendo en ella la resistencia, en forma de animal felino, femenino, a las altas temperaturas del Trópico, a la humedad y a la fauna y flora de los olores propios y ajenos:

En este año que ha pasado he descubierto a la tribu y he recopilado pedazos de historias de proyectos en estado de precariedad, en un álbum recién estrenado…

También he reconocido la decadencia y el miedo en una Ciudad del Golfo de México llamada Veracruz. 

Me he conseguido acomodar gratamente, le he ganado horas al tiempo para retratar a mi compañero de aventuras, su infancia y el devenir, saborear los placeres de una vida tranquila sobre un pasto violento. Un descanso para escuchar atentamente las rebeldías que nos quedan a los de abajo contra el Sistema.

En botas propias, mojadas y enterradas en el barro de las colinas de Chiapas, y por bocas ajenas, Pecasvil sumergida en las extrañas palabras de lenguas por compartir, visitaron una y mil veces después, el Registro Civil donde, en el mismo libro de Yaan Solo, mojaron en tinta negra la huella del pie de la princesa Annia. 

 

 

 

 

Tags:
No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: