La habitación de la abuela
459
post-template-default,single,single-post,postid-459,single-format-standard,bridge-core-3.0.1,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-28.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,elementor-beta,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-4674

La habitación de la abuela

La habitación de la abuela

LA HABITACION DE LA ABUELA

LA HABITACION DE LA ABUELA

A LA HORA DE LA SIESTA

Detrás de las cortinas, los vidrios y las mosquiteras, nueve horizontales por doce verticales, simétricas,

vino, caqui, café, cinco y siete pétalos, las flores, me atrapan como a las abejas, geométricas,

alternativamente.

No puedo parar de contar y de admirar sus diferencias, sus formas, mientras estamos de prestado en

este lugar común, de paso, compartiendo la tradición de la tribu, aprendiendo a ser papas y mamas,

nos asentamos con nuestros bártulos y nos recuperarnos, en la habitación de la abuela,

donde otros esperaron , la muerte o la vida,

donde gritamos cuando amanece

y llegan.

Tags:
1 Comment
  • Pingback:No hay mañana | El mejor viaje del mundo
    Posted at 14:10h, 31 mayo Responder

    […] entera. La suya sería la última. Temían por sus perros que por la noche dormían encerrados en la habitación de la abuela. Aguardaban la respiración, a sabiendas de que era una cuestión de tiempo…estaban […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: